Blogia
Mediócrates Pensamiento Filosofía y Arte

La filosofía en la edad contemporánea: el Vitalismo.

 

 

Nietzsche.

 

La dirección vitalista.

 

1. Caracteres generales.

 

Nos encontramos ahora en el estudio de una de las primeras corrientes contemporáneas que rompe decididamente y con los cánones de la filosofía de la baja edad moderna. Reaccionando contra el positivismo y el idealismo aparece en el último tercio del siglo XIX y comienzos del XX, varias tendencias filosóficas que tienen de común el centrar la problemática en el tema de la vida. Y los filósofos de la vida no construyen sistemas acabados. Los abordamos bajo el nombre genérico de "vitalismo", porque coinciden positivamente en considerar la vida como el centro, el medio y el fin de la especulación filosófica. Y ello porque todo se reduce a la vida o, al menos, a se refiere a ella. Desde la vida cobrarán, pues, sentido todas las demás cuestiones. De ahí que las disciplinas que ahora saltan a primer plano sean la biología, la historia, la antropología.

 

2. Modulación de la decisión vitalista.

 

Bajo la rúbrica de "filosofía de la vida" se cruzan muy diversas tendencias hasta formas de una trama muy compleja. Desde Nietzsche hasta Ortega el vitalismo adquieren varias modulaciones. Adelantamos que el número de modulaciones se extiende a siete: la filosofía Nietzscheana de la voluntad de poderío; el historicismo de Dilthey, el relativismo de Spengler junto con otras teorías afines, el biologísmo de Klages, la filosofía bergsoniana del impulso vital, la filosofía de la acción de Blondel y el raciovitalismo de Ortega y Gasset.

 

3. Nietzsche.

 

A. Vida y obras.

 

Federico Nietzsche (1844-1900) nació en Röcken de una familia de pastores protestantes. Estudió filosofía en Bonn y Leipzig. Nombrado profesor de filosofía en Basilea, tuvo que abandonar, por enfermedad, la enseñanza. Desde entonces vivió como escritor en distintos lugares de Alemania Italia y Suiza. En 1889 perdió la razón y, enajenado, murió al término del siglo.

 

Sus obras principales son:

 

El origen de la tragedia en el espíritu de la música.

Consideraciones inactuales.

Humano, demasiado humano.

Aurora.

Así habló Zaratustra.

Más allá del bien y del mal.

Genealogía de la moral.

El ocaso de los ídolos.

El anticristo.

La voluntad de poderío.

 

B. Evolución filosófica.

 

Nietzsche no tiene un sistema filosófico claramente definido. Su pensamiento se nos muestra en continua evolución. Al comienzo se halla bajo la influencia de Ricardo Wagner y de Schopenhauer. De entonces data su interpretación del arte griego conforme a los dos principios de lo apolíneo y lo dionisíaco. Apolo simbolizar la claridad, la mesura y la belleza. Dionisos representa lo efusivo, la pasión, la vida, la orgía. La voluntad de vivir de Schopenhauer influye en Nietzsche. Pero Nietzsche no quiere negar esta voluntad, sino, por el contrario, afirmarla. La afirmación de la voluntad de vivir es el valor supremo.

 

Más tarde pierde la veneración por sus maestros y emprende una dura crítica contra ellos. Sobre todo fue la aproximación a Wagner al cristianismo en Parsifal lo que le desilusionó. En este segundo momento Nietzsche está influido por la ilustración y por los hombres de ciencia y hasta por el positivismo. De entonces son sus ideas del agnosticismo metafísico y del " eterno retorno ". Nietzsche niega la metafísica así como todo conocimiento de Dios y de la inmortalidad del alma. Conjugada esta pérdida de la fe con la afirmación de la voluntad de vivir del periodo anterior, producirá su concepción del eterno retorno. Nuestro mundo está constituido por un número finito de elementos; por consiguiente, la totalidad de estados cósmicos, producto de las distintas combinaciones, será también finita. Mas, quedando todavía un tiempo infinito por delante, las combinaciones de los elementos cósmicos comenzarán de nuevo, y así indefinidamente.

 

Con la idea del eterno retorno estalla Nietzsche en el último y definitivo periodo su pensamiento, en el período llamado zaratústrico.

 

C. Transmutación de los valores.

 

La idea del eterno retorno producirá en Nietzsche una onda depresión: todo lo pequeño, lo malo, lo miserable, lo vil, retornara eternamente. Esto sólo puede soportarse desde el saber del hombre que dispone del poder de dirigir la evolución, transformando el mundo mediante una transmutación de valores y transformándose a sí mismo hasta llegar al ideal del super-hombre.

 

Para Nietzsche, la vida es el valor supremo. Pero la vida sana, no la de los enfermos. La vida es por esencia impulso, voluntad; no voluntad de placer, sino voluntad de poderío. La vida como supremo valor funda todos los demás valores. Es bueno lo que eleva la voluntad de poderío; es malo lo que anula la vida, lo que nace de la debilidad. La compasión, que en Schopenhauer era una virtud, esa hora para Nietzsche más nociva que todos los vicios. Nietzsche está en el comienzo de la moderna axiología, y cae en el subjetivismo del valor.

 

D. El superhombre.

 

Nietzsche sienta el principio de que los débiles y los fracasados deben sucumbir. Critica las corrientes utilitaristas democráticas y proclama sin restricción el principio de la individualidad poderosa. El hombre debe ser " creador " de valores. El hombre no tiene deberes para con los inferiores; el hombre debe superarse, hacerse superhombre.

 

E. La moral.

 

Nietzsche distingue dos morales: la moral de los señores y la moral de los esclavos. Se opone a la ética formal de Kant, al utilitarismo, y, sobre todo, a la moral cristiana. En esta ve el prototipo de la moral de los esclavos, es decir, de los débiles y de los degenerados. La moral de los esclavos es una moral de resentidos, que preconiza la igualdad, la libertad y la fraternidad. A ella contrapone la moral de los señores, de las individualidades superiores que afirman la vida, la voluntad de poderío.

 

 

 

Ejercicos Hot Potatoes...

 

Evento especial, 17 Mayo día internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

  

 

Evento especial, 18 Mayo día internacional de los Museos.

 

 

 

 

1 comentario

maylen -

muy bueno