Blogia
Mediócrates Pensamiento Filosofía y Arte

La filosofía en la edad moderna: el empirismo.

La filosofía en la edad moderna: el empirismo.

Juan Locke.

 

1. El empirismo inglés.

 

El empirismo inglés arranca con Francisco Bacon, que pretende sustituir el organon aristotélico por un nuevo órgano adecuado para investigación de la naturaleza; se continua con Tomás Hobbes, que cae en un materialismo anticipado; se constituye como sistema filosófico con Juan Locke; se prolonga por Jorge Berkeley en su doble posición del idealismo psicológico y el realismo espiritual, y se concluye, cerrando el ciclo de todos sus presupuestos, con el escepticismo de David Hume.

 

Un quíntuple aspecto del concepto de filosofía puede ser descubierto bajo la modulación común del empirismo inglés. Bacon proporciona el método y los objetos generales; Hobbes lleva a la filosofía al dominio de la materia que lo absorbe todo; Locke traslada al ámbito gnoseológico el triple objeto baconiano; Berkeley le hace consistir en el estudio del espíritu, y Hume, heredero universal del empirismo, le exige las credenciales de una validez que no encuentra en parte alguna y se resigna al escepticismo teórico.

 

 

2. Juan Locke.

 

1. Vida y obras.

 

Juan Locke (1632-1704) estudió en Oxford filosofía y ciencias naturales. Conoció también la filosofía de Descartes. Intervino activamente en la política de su país, viéndose obligado a emigrar durante el reinado de Jacobo I, para participar después de la revolución inglesa de 1688. Su influencia en la filosofía inglesa fue extraordinaria.

 

Sus obras principales son:

 

Ensayos sobre el entendimiento humano.

Cartas sobre la tolerancia.

Tratado sobre el gobierno civil.

Algunos pensamientos sobre educación.

 

 

3. Las ideas.

 

La vinculación empiristas a la intuición sensible como única fuente conocimiento adquiere plena manifestación y cumplimiento en Locke. El alma está desprovista de contenidos representativos, desnuda de ideas. Sólo la experiencia podrá ir llenándola de contenidos, imprimiéndole ideas. La experiencia es de dos clases: externa e interna. Por la experiencia externa o sensación se imprimen en el alma las ideas de los objetos sensibles. Por la experiencia interna como reflexión se imprimen las ideas de las operaciones del alma ejercidas sobre aquellos objetos. A su vez, las ideas pueden ser de dos clases: simples y compuestas. Las ideas simples se producen por actividad de su objeto sobre la pasividad del entendimiento. Las compuestas resultan de la actividad del entendimiento llevadas sobre la pasividad de las ideas simples ya impresas en el espíritu. Estas actividades del entendimiento consisten:

 

A. En combinar varias ideas simples en una sola, para formar las ideas complejas;

 

B. En combinar dos ideas, sin unirlas, para dar origen a las ideas de relación;

 

C. Y en separar una idea, por medio de la abstracción, de todas aquellas que existen con ella, para formular las ideas generales.

 

De este triple repertorio de ideas compuestas el grupo más interesante es el de las ideas complejas. A él pertenece la idea de sustancia., que es ese sujeto desconocido e indeterminado que ponemos como sustentáculo de las ideas de propiedades sensibles o de atributos espirituales. Según esto, las cosas exteriores son un repertorio de ideas de cualidades percibidas, tras el cual suponemos un sujeto sustancial cuya realidad (por no sentida) ignoramos. Y el yo humano, un repertorio de ideas de atributos tras el cual suponemos un sujeto sustancial, que siempre permanecerá (por no ser objeto de sensación ni de reflexión) enteramente desconocido.

 

 

4. El asociacionismo.

 

Una idea capital de la filosofía de Locke, y en general, de todo el empirismo inglés, es el concepto de asociación. Las ideas sustanciales, los modos y las relaciones son ideas complejas que resultan de la actividad asociativa de la mente, y todas proceden por consiguiente, de la experiencia.

 

 

5. Doctrina política.

 

Se ha considerado a Locke como padre del iluminismo inglés. A él se debe también la teoría del estado liberal, fundado sobre la soberanía popular. Aunque la voluntad no es libre, admite Locke una voluntad de indiferencia, base de las decisiones humanas en la política. Entre las formas de gobierno es la mejor la monarquía constitucional, bien entendido que el sujeto de la soberanía no es el Rey, sino el pueblo. La moral es independiente de la religión, y el estado, de la iglesia.

 

Ejercicios Hot Potatoes...

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

maria -

que cadada de pagina por favor pongan algo que se entienda mejor plisssss
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres